Hola Mundo.

Esta es la tercera de las transmisiones relacionadas con la expansión del mundo de Humanidad Dividida pues, como se mencionó antes; hay algunos detalles que merecen un diálogo enriquecido con detalles que ampliaban excesivamente el relato. Si no haz leído la transmisión del primer y segundo capítulo, te recomiendo que le eches un vistazo 😉

Para quienes no hayan leído la novela pierdan cuidado, estos textos no arruinarán la sorpresa de la lectura y para quienes estén a medio camino resultarán de mucha ayuda si hubo algún aspecto que no les quedó muy claro.

Hora de comenzar.

La historia se desarrolla en un futuro cercano en el año 2032, en una ciudad llamada Centra, ubicada en algún lugar al norte del globo y que es la capital de las tecnologías de Expansión de Potencial Humano, siendo parte de un grupo autodenominado “Club”.

La composición de este Club es nubosa y poco se sabe de quiénes son sus miembros, siendo David Graham, el superintendente de Laboratorios Sigma y Asociados; un socio de rango menor cuyo objetivo es impulsar el Proyecto Avatar (hablaremos con más detalle sobre este proyecto en una próxima transmisión) a través de la comercialización de las prótesis cibernéticas y cuanta tecnología sea necesaria. Sin embargo, este es un proyecto difícil de concretar y requiere de muchísima experimentación humana por lo que los miembros del Club NO SON EXPANDIDOS SINO ULTRA HUMANOS porque saben perfectamente de los problemas que acarrea reemplazar zonas naturales del cuerpo con partes mecánicas.

Las tecnologías al alcance del público tienen un retraso de veinte años acorde con las utilizadas por los sujetos de pruebas de Laboratorios Sigma y presentan problemas graves de rechazo (de la misma forma en que un cuerpo humano rechaza un órgano transplantado) y adicción a las medicinas y suplementos de mantenimiento.

El ciudadano promedio de Centra es una cobaya del Club . La Inmortalidad está restringida para los anónimos miembros del Club, quienes son dueños absolutos del sistema educativo (obligando a los infantes a implantarse el chip de escolaridad bajo la excusa de favorecer el aprendizaje. Esta es una norma social que fue imponiéndose a paso lento, en Centra se toma como algo necesario) y de salud (en muchas ocasiones se implantan nuevos chips en los encéfalos de pacientes que no han solicitado Expansiones).

Todo lo relacionado con el Proyecto Avatar es salvaje e inhumano, sólo quienes hayan renunciado a su consciencia pueden ejecutarlo y por eso se rumorea, en algunos sectores de Centra; que los miembros del Club no son de este planeta porque nadie puede tener tanta maldad en el corazón… aunque sabemos que la realidad puede ser dolorosa.

La escasa información filtrada por los hackers indican que los rumores son reales y que una raza depredadora se ha instalado en Centra con el fin de alimentarse del ser humano, sobre todos de quienes fallecen a causa de las prótesis cibernéticas.

Estos rumores también revelarían una situación nefasta: la posibilidad de ser un socio del Club al acceder a las postulaciones anuales. La única condición solicitada es convertirse en Reponedor de algún laboratorio. Ya tendremos la oportunidad de profundizar en el trabajo de estos lacayos del Club.

Y con esto completamos esta transmisión que amplía el universo de Humanidad Dividida.

Si ya haz leído la novela, ¡cuéntanos qué te ha parecido! y si aún no la lees, ¿a qué esperas? Contáctanos para adquirir tu ejemplar firmado y dedicado 😉

Muchas gracias por leer esta transmisión, pronto habrán nuevas.

Cambio y Fuera.

One response to ““El Club”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s